A 2.400 asciende el número de familias afectadas por el invierno en Córdoba

0
250

A 2.400 asciende ya el número de familias afectadas por el invierno en Córdoba, identificadas en al menos unos 16 municipios, de acuerdo con el coordinador de la Unidad de Atención y Prevención de Desastres de la Gobernación y secretario de Gobierno (e), Fabián Lora Méndez.

Las localidades donde la emergencia no se ha hecho esperar son: Ayapel, 116 familias; Buenavista, 700; Chimá, 250; Ciénaga de Oro, 330; La Apartada, 365; Montería, 31; Pueblo Nuevo, 20; Puerto Libertador, 27; Sahagún, 85; y San Carlos, 80.

Sostuvo Lora que aunque ha habido emergencia en Lorica, Tuchín y San Andrés de Sotavento, se está esperando la información de familias afectadas.

“En la mayoría de los casos han sido crecientes súbitas, y una vez el agua baja se realizan los censos. Otros casos han sido por taponamiento de canales que han ocasionado diferentes emergencias en el mes de mayo”, explicó el funcionario de la Gobernación de Córdoba.

La creciente súbita más reciente se presentó en la margen izquierda del río Sinú en San Pelayo, donde se inundaron cerca de 200 familias, en las veredas la Trampa, el Napal, y Caño de Lara.

En cuanto a los dos torrentes que tiene Córdoba, el Sinú y el San Jorge, este último ha sido el que ha causado afectaciones hasta el momento, en los municipios de Buenavista, Pueblo Nuevo, Puerto Libertador y la Apartada.

La alcaldesa de esta última entidad, Piedad Romero, explicó las afectaciones se presentan en los corregimientos la Balsa y Puente San Jorge y algunos sectores del perímetro urbano, como el Retorno, la Florida, Alfonso Paz y Montelíbano.

“Hacemos a diario monitoreo del rio, atentos a cualquier situación novedosa mientras visitamos a las familias para la entrega de ayudas y atención humanitaria. Planeamos además la realización de brigadas de salud para prevenir los brotes”, precisó la mandataria.

En este Departamento el río San Jorge se mantiene en alerta roja y en las últimas horas subió casi seis metros, que es la cota máxima, a punto de presentarse rebosamientos en algunos sectores vulnerables.

Por: Eduardo García / Tomado de El Heraldo

Compartir