Discapacitado se tragó una tapa de cerveza y no se la han sacado

0
175

Desde el 25 de diciembre, Emmanuel Serpa Charrasquiel sufre con una tapa de cerveza que digirió cuando un hermano la lanzó al aire y cayó justo en su boca. Angustiados, sus familiares lo trasladaron al hospital local en Montelíbano, Córdoba, de donde fue trasladado hacia medio día al San Jerónimo en Montería, donde el registro de ingreso señala las 2:15 de la tarde.

Los procedimientos protocolarios diagnosticaron meningitis, lo que requería servicio especializado de gastroenterología. Pasaron el 25, 26 y comenzó el 27 de diciembre, sin que el paciente discapacitado de 24 años recibiera las atenciones que demandaba su caso.

Con los quejidos de dolor y falta de alimentación, su hermana Clara Méndez decidió retirarlo por voluntad propia del hospital San Jerónimo para ingresarlo a la Clínica La Esperanza. En diálogo con LA FLECHA aseguró que nunca recibieron respuestas en el hospital por los servicios médicos que necesitaba Emmanuel; tampoco de la Eps Comfacor, en la que está afiliado y debe responder por la cobertura y tratamientos.

Frente a estas denuncias, la subdirectora científica del San Jerónimo, Osmeida Salgado, respondió que desde el momento de su ingreso a urgencias le brindaron los procedimientos acordes a la capacidad científica instalada, pero que el procedimiento de gastroenterología no está disponible, por lo que se pidió trasladarlo a otro centro hospitalario.

Sin embargo, la psicóloga de la clínica La Esperanza, Karen Zarur, indicó que por tratarse de un paciente con discapacidad no ha debido permitirse su salida por voluntad de sus familiares, pues no está contemplado en las normas.

Hasta medio día del 27 de diciembre Emmanuel Serpa esperaba revisión de un especialista para proceder a la operación necesaria para extraerle la tapa que ingirió de manera accidental. ( La Flecha )

Compartir