En San Pelayo, vendedor de butifarra fue multado por portar su cuchillo de cocina

0
683

En pleno concierto gratuito en San Pelayo (Córdoba), un grupo de policías se acercó al puesto de butifarra de Arístides Pérez Nisperuza y, tras hacer una requisa, le quitaron el cuchillo con el que preparaba los platos y le anunciaron que estaba prohibido portar ese tipo de armas blancas.

Acto seguido le impusieron una amonestación en aplicación del Código de Policía, manifestándole que con ese cuchillo podía atentar o agredir a los espectadores. Los uniformados le señalaron que tenía que pagar una multa de 208 mil de pesos por utilizar esas armas en escenarios públicos.

“Vino el teniente, me quitó el cuchillo de la mano con el que trabajo, porque no podía tenerlo por ser un arma blanca y me clavó el comparendo (sic)”, detalló.

El vendedor de butifarra manifestó a medios locales que no es la primera vez que recibe amonestaciones por portar ese cuchillo que es necesario para la preparación de ese embutido.

“Él no me dijo entrégame eso, ni nada, yo traté de esconderlo para que no me lo quitara, porque ya me lo había quitado dos veces”, agregó el hombre quien no sabe cómo va a pagar esta multa.

El vendedor manifestó que con las butifarras lleva el sustento diario a su hogar. Reconoce que no pudo seguir trabajando en el concierto y no sabe qué hacer.

Compartir