Gaula alerta a empresas transportadoras sobre modalidad de extorsión

0
120

¡Quieto ahí! Llame a su patrón y dígale que lo vamos a matar y a quemar el camión” Gaula alerta a empresas transportadoras sobre esta modalidad de extorsión.

“¡Quédese ahí! No se mueva, lo estamos vigilando. Llame a su patrón y dígale que lo tenemos retenido, que lo vamos a matar y a quemar el camión”, Con esta amenaza de la que fue víctima el conductor de un camión de carga, quedó al descubierto una nueva modalidad extorsiva que hace curso en Córdoba, así como en otras regiones del país.

Los delincuentes estarían contratando vía telefónica los servicios de transporte de pasajeros o de carga, con propietarios de empresas y conductores, según lo reporta el informe del Gaula en Córdoba a cargo del mayor Álvaro Sánchez Jaimes.

Aunque esta situación no es exclusiva de los transportadores pues la inseguridad no escatima grupos ni escalas sociales, en Córdoba este caso ocurrido recientemente pone en alerta a los conductores de este sector del país.

Según el oficial del Gaula el caso denunciado en el propietario y el conductor del camión de carga se dio a través de una llamada telefónica: “Necesitamos un servicio para transportar unos materiales de construcción en el corregimiento Bocas de Uré para trasladarlos a Medellín”.

Contó el propietario del pesado vehículo sin pensar que se trataría de una extorsión toda vez que según él porque “así trabajamos en la empresa muchos de nuestros servicios son contratados vía telefónica”.

Y así fue el conductor salió en el camión asignado con destino el corregimiento Bocas de Uré, Sur del departamento de Córdoba en busca de la carga que debía transportar, es decir unos materiales de construcción.

Durante el recorrido la persona que solicitó el servicio lo llamó para guiarlo hasta su destino final. Aún sin percatarse que era víctima de delincuentes el conductor siguió la ruta indicada por su supuesto cliente a través otra llamada, las cuales eran intermitentes cada que avanzaba.

El conductor del camión sospechó que algo no estaba bien cuando se adentraba en una zona lejana y cada vez más solitaria, justo allí recibió una nueva llamada que lo dejó perplejo, pues el mensaje recibido era su sentencia de muerte. “¡Quédese ahí! No se mueva, lo estamos vigilando. Llame a su patrón y dígale que lo tenemos retenido, que lo vamos a matar y a quemar el camión”.

El pánico era su único acompañante en el lugar. Mientras tanto el delincuente también llamó al propietario del camión y le exigió consignarle diez millones de pesos, a cambió de no asesinar al conductor e incendiar al vehículo.

“Se identificaron como miembros del ELN y manifestaron que si no consignaba matarían al chofer e incinerarían el vehículo”, sostuvo el propietario ante las autoridades.

Como si se tratara de una película de acción y terror el conductor en medio de la alejada zona decidió bajarse del vehículo y esconderse en medio de la maleza, mientras que el propietario del vehículo desde su oficina llamó a línea gratuita 165. Fue entonces cuando un investigador tomó el caso, se puso en contacto con el conductor y a través del GPS, ubicaron al conductor. Que fue sacado del sitio en medio de un estricto dispositivo. El propietario tampoco consignó la suma exigida.

Con esta modalidad los delincuentes logran que sus víctimas entren en pánico y llenas de miedo accedan a sus pretensiones.

En tal sentido la recomendación del comandante del Gaula en Córdoba apunta a que los propietarios o gerentes de este tipo de empresa una vez realicen contrataciones vía telefónica llamen a la línea 165 y poder verificar si los números desde donde los llaman solicitando el servicio aparecen legalmente identificados en la base de datos.

Compartir