Gobierno de Maduro revela prueba de supervivencia de Leopoldo López

0
514

En un video difundido a través de la televisión estatal venezolana, Leopoldo López, encarcelado en una prisión militar donde cumple una condena de casi 14 años, envió hoy un mensaje de «fe de vida», en medio de una serie de informaciones que indicaban que el político había sido trasladado a un hospital.

El fundador del partido Voluntad Popular, recluido en el Centro de Procesados Militares de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, aparece en el vídeo vestido con una camiseta diciendo la fecha de hoy y la hora en la que se grabaron las imágenes, a las 9:00 p.m., hora local.

López asegura que está bien y envía a continuación saludos a su familia, al tiempo que dice no entender «por qué se quiere dar una fe de vida en este momento».

El vídeo fue difundido en el canal del Estado venezolano durante el programa de televisión del diputado chavista Diosdado Cabello.

Cabello difundió las imágenes tras una serie de rumores sobre López, en los que se aseguraban que había sido trasladado desde el centro de detención hasta un hospital militar.

La oficina de comunicación del partido de López indicó a Efe con anterioridad que desconocía la situación del opositor y que el equipo de defensa y sus familiares estaban intentando confirmar su situación.

La esposa del político encarcelado, Lilian Tintori, escribió en Twitter: «#URGENTE En este momento voy camino al hospital Militar para pedir ver a Leopoldo», sin precisar detalles al respecto.

«Tenemos 30 días sin ver a Leopoldo (…) Nosotros queremos que nos digan dónde está Leopoldo», dijo a los periodistas posteriormente desde el hospital Tintori, acompañada de la madre de López, Antonieta Mendoza; el abogado del político Juan Carlos Gutiérrez, y cuatro diputados opositores.

Tintori ha asegurado en anteriores ocasiones que López está bajo un régimen de aislamiento desde hace más de un mes, lo que, afirma, ha impedido la visita de sus familiares y de sus abogados.

En un video, Tintori confirmó que pudo escuchar la voz de su esposo desde los muros de la cárcel de Ramo Verde. «Venezuela, Leopoldo está bien».