La historia de Diana Goretti Suárez Medina, quien fue víctima de un violador en el sur de Neiva.

0
1030

Todo comenzó el pasado martes a las 9:00 de la noche, hacía frío, la mujer de 31 años de edad, salió de su casa con su pequeño bebé para ir a donde una tía, en el barrio Cuarto Centenario, caminó algunos pasos y llegó a un sector muy solo, oscuro y enmontado, es como un atajo de tierra, atrás del colegio nuevo que están construyendo en la tercera etapa del barrio El Oasis.

Caminaba rápido para acortar el trayecto y llegar lo más pronto posible, pero no sabía lo que le esperaba oculto detrás de la maleza, algo que le cambiaría la vida para siempre y por poco la lleva a la muerte con su hijo.

“Yo iba con mi bebé para donde una tía que vive en Cuarto Centenario, pues iba por un dinero, de ida yo no vi al personaje, cuando estaba devolviéndome para mi casa fue que me lo encontré sentado en una piedra, sin embargo alcancé a pasar y ya iba llegando a mi casa cuando él llega y me voltea, me empezó a dar puños en la cara de inmediato empecé a gritar pidiendo auxilio  y escondí a mi hijo bajo los brazos y de igual manera me empecé a defender”, narró la mujer.

“Me arrojó al piso, empezó a golpearme, pero no me decía nada, después de esto me tapó la boca y me haló la blusa y procedió a bajarme el short que tenía, pero como el short me quedaba ajustado no me los alcanzó a bajar; con una mano me tapaba la boca y con la otra me golpeaba para dejarme inconsciente y así poderme violar”, contó.

“Al escuchar los gritos y el llanto del niño se acercaron, vieron al tipo que me tenía sometida, me estaba pegando y me iba a violar, entonces lo cogieron a piedra y el sujeto salió a correr, se tiró por un barranco y desapareció”, aseguró.

En ese instante Diana Goretti se desmayó, quedó inconsciente, fue recogida por las dos parejas y llevada de urgencias al Hospital Universitario de Neiva, donde ingresó a la unidad de cuidados intensivos mientras fue reanimada.

“Luego me acordé de lo sucedido, unos agentes del CTI me interrogaron y les conté la historia, le dije que el tipo era de tez negra, alto, delgado. Gracias a Dios a mi hijo no le pasó nada pues al instante que yo caí al piso yo lo metí entre mis brazos, pues él venía dormido y con el otro brazo yo me defendía, de igual forma también le tiré patadas y no dejé que el consiguiera el objetivo que era dejarme inconsciente”, dijo.

El niño también estaba afectado, lo recluyeron en el mismo centro asistencial hasta que su madre recuperó el conocimiento. Al principio no sabía lo que estaba pasando, luego se comenzó a acordar de todo.

“Sí claro, esa misma noche al niño también lo tuvieron que llevar al hospital porque le dio vómitos de los nervios y pues lo remitieron a una cita con el psicólogo que la tiene este primero de marzo y pues mi hijo me ve y se pone a llorar me dice mamá pum, porque él se dio cuenta de todo y apenas me ve le da miedo”, afirmó.

En el Hospital estuvo dos días mientras lograron estabilizarla física y emocionalmente, luego le dieron de alta porque no le pudieron hacer cirugía, el próximo miércoles tiene una cita a las 9:00 de la mañana a ver si le pueden realizar.

“El cirujano me dijo que tengo unas fisuras en la cara, además el violador intentó asfixiarme porque el cuello me lo dejó vuelto nada. El maxilofacial me dio de alta para que me hiciera baños en el rostro mientras tengo la cita a ver que cirugía me pueden hacer”, aseguró.

Luego cuando salió del centro asistencial regresó a su casa, abrazó a su hijo, su familia y le dio gracias a Dios por estar con vida después de todo lo vivido. Espera recuperarse pronto de las heridas para regresar a su trabajo en oficios varios. “Me la pasó despierta pues a toda hora es pensando en lo que sucedió, esto para mi es terrible a mí nunca me había pasado algo igual”, dijo.

Con la descripción hecha por la mujer a las autoridades se logró la identificación del sujeto que intentó violarla y la golpeó, ya se sabe todo, pero cuando fueron a detenerlo en una vivienda de Cuarto Centenario donde residía con su mamá, ya había escapado.

 

Compartir