Sin patio dejaron a más de 26 familias en el barrio El Tambo

0
804

En la ciudad de Montería, en el barrio El Tambo, margen izquierda, alrededor Unas 26 familias del barrio El Tambo, en la margen izquierda de Montería, quedaron sin sus patios después de que apareció la propietaria del terreno que llevaba unos 30 años abandonado. 

La mujer le ordenó a una cuadrilla de obreros que le colocaran cercas con alambre de púa a la salida al terreno (limita con el barrio Manuel Antonio Buelvas) que le servía de patio a estas familias que residen en las manzanas 9 y 10 del mencionado sector. 

El lote pertenece a María Cristina Buelvas, conocida como la ‘Toya’ Buelvas quien, según los vecinos, lo dejó abandonado por más de 30 años y se convirtió en  «monte y culebras además de una guarida de ladrones y consumidores de estupefacientes», explicó un profesor que prefirió mantener en reserva su identidad por miedo a represalias contra su vida. 

El docente agregó que «desmontamos todo y empezamos a sembrar maíz, arroz, frijoles, plátano, árboles frutales, ajonjolí, porque esto estaba totalmente abandonado y no se le conocía dueños». 

Otro morador indicó que «al terreno se presentó Rafael Rivas Buelvas, sobrino de la ‘Toya’, con unos 10 hombres armados de machete y fueron cortando todo sin dar explicaciones de ningún tipo».  

Danith Urango Tuirán, quien también se vio afectado por la drástica decisión de colocarle la cerca a la salida de su vivienda.

«Yo llegué al barrio en 1983 y luego empezamos a organizar el terreno porque esto era una montaña. Yo a la dueña no la conozco pero su sobrino es el que ha venido porque es el administrador de las propiedades de esa señora. Nos dijeron que planeación mediría el terreno y fui a esa entidad y me respondieron que ellos no sabían nada del tema. Este es un crimen contra el medio ambiente». 

Por su parte, Betty González Martínez quien tiene unos 25 años de residir en su casa con salida al solar contó que «la señora a la que le dicen la ‘Toya Buelvas’ ni siquiera se ha acercado a buscar conciliación con uno. Lo que sí hizo fue mandar a sus hombres a acabar con todo. Sabemos que esto es de ella pero todos los vecinos hemos invertido dinero para rellenar el terreno porque esto era un hueco y cuando llovía mucho el agua se metía a las casas y a ella nunca le importó eso». 

Entre tanto Eliza Pizarro Simancas, afectada por la misma acción, destacó que lleva 39 años de haber llegado al sector y desde entonces ha estado en el terreno. Estas fuentes le manifestaron al medio de comunicación El Meridiano la grave situación.

Los habitantes esperan que María Buelvas resuelva conciliar con ellos. 

Compartir