Soy útil más no importante”: Carmen Rosa Cereté

0
1266

En Rabolargo, hay una mujer que a simple vista, no despierta ningún interés, pero al comenzar una conversación con ella cambia esa concepción, pues sus palabras impremen fuerza al que las oye, es una líder comunal por vocación. Se trata de Carmen Rosa Espitia Petro, además es un ejemplo de vida y superación, es sobreviviente de un cáncer, motivo por el cual, ha tenido que someterse a muchísimas quimioterapias y asimismo radio terapia, sin embargo, su voluntad, es como de hierro e inquebrantable. Le ganó la guerra al mal(al cáncer). Según especialistas en temas de la salud consultados, los efectos secundarios causados por el tratamiento contra el cáncer son desagradables y los efectos comunes son: Fatiga, Náuseas, vómitos, menos células en la sangre, caída del pelo.

“Vivo de milagro, me diagnosticaron cáncer de mamas y lo enfrenté con fuerza y quedé de pie” sostuvo la mujer.
Las quimioterapias destruyen las células cancerosas que crecen rápidamente. Pero también puede afectar las células sanas y dejan efectos devastadores en el cuerpo humano cuando daña las células sanas.
“Dios, fue mi única fortaleza”
En los momentos difíciles enfrentados por Carmen, en lo físico y espiritual, cuando desfallecía tras el azote de la enfermedad. Asegura que sólo Dios, ha sido su fortaleza y apoyo. “Con este enfermedad que me afligió y en ocasiones lloro al sentirme impotente, únicamente El Creador (Dios), me ha dado su respaldo, si no fuese así, hace rato me hubiese rendido” explicó en con sollozos Carmen Alicia.
Por ser sobreviviente del cáncer, se convirtió en su corregimiento también en un símbolo de lucha y respeto, y como si fuera, socorre a personas necesitadas sin ayuda de políticos, solo gestionando ante las comunidades y uno que otro comerciante.
“¡Soy enfermera de profesión y me gusta ayudar a la gente!, quiero ser útil, no importante, en esta labor desinteresada completé casi 20 años. Aquí le damos la mano amiga, al desplazado, a las víctimas por la violencia y también a enfermos de cualquiera índole, pues no miráramos raza, estrato socio-económico, ni tampoco religión, lo importantes es auxiliarlo” indicó la dama de hierro como le dicen en Rabolargo.

Compartir